El caso de Rudolf Fenz Andrew Carlssin


Viajeros en el tiempo

El caso de Rudolf Fenz Andrew Carlssin

Todo ocurrió en Junio de 1950, eran las once y media de la noche y el lugar fue la populosa 5ª Avenida de la ciudad de New York.

Hacia calor y la gente paseaba por esta avenida neoyorquina, de repente se formo un remolino de gente que se agolpó en una de las esquinas de esta avenida, concretamente frente a uno de los cines. Parecía que un peatón había sido atropellado, la policía hizo acto de presencia en el lugar y tras un primer reconocimiento, pudieron ver que se trataba de un hombre de unos 30 años de edad, pero esto no iba a ser lo que más les extrañara, sino la ropa que llevaba.

Esta ropa estaba impecable y se trataba de una levita negra, un amplio sombrero, unos zapatos con hebilla y un pantalón estrecho, a priori se podrá decir que no hay nada de extraño en esta descripción, pero hemos de decir que la ropa en cuestión era de finales de siglo XIX.

Para más desconcierto de los agentes de Policía que intervinieron, fue el hecho de encontrar en uno de sus bolsillos un puñado de billetes y monedas, en perfecto estado, pero con la particularidad de que estos se encontraban ya fuera de circulación. También encontraron un puñado de tarjetas a nombre de Rudolf Fenz y una carta, en la que figuraba la fecha del año 1876 en el matasellos de la misma y que iba dirigida a este Sr. Rudolf Fenz.

El Agente Hubert Rihn, de la Oficina de Desaparecidos del Estado de New York, fue el encargado de iniciar la investigación. Comenzó su tarea investigadora por los emigrantes de origen Alemán, Austríaco y Centroeuropeo que tuviesen el apellido Fenz, llegados a EEUU después de la 2ª Guerra Mundial.

Tras esa larga y tediosa investigación no consiguió ningún resultado. Cuando Hubert Rihn ya lo daba todo por perdido, se encontró con un número de teléfono en un listín telefónico del año 1939 en el que figuraba un tal Rudolf Fenz Junior. Se puso al habla con esta dirección y se encontró a la viuda de Rudolf Fenz Jr, el cual resultó ser el hijo del atropellado y que también había fallecido hacía unos años. La viuda comentó que su suegro desapareció en 1876, cuando salió a dar una larga caminata por el campo, tal y como solía hacerlo para poder fumar, ya que al parecer a su mujer no aprobaba su vicio, y tras esa salida no se volvió a saber nada más de él.

El dato que terminó de corroborar la veracidad de esta información fue la aparición de Rudolf Fenz en la lista del archivo de personas desaparecidas del Estado de New York del año 1876.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s